domingo, 8 de junio de 2008

De compras jijiijiji



Como buena maruja que soy, de vez en cuando compro algo para el hogar, como una aceitera, toallas, un mantel o cualquier otra cosa que necesite o sea mona.
Una de esas veces, en un todo a 100 pijo, decidí comprarles a mis gatos unos comederos nuevos. Compré tres, uno para cada uno y el del agua, compartido.
Son preciosos, como podéis observar en la foto.

En la tienda, tuve la tentación de comprar uno más, para mí, por si alguna vez tenía al que fuera mi Amo de invitado a casa, pero al final no lo compré.

Dejé la bolsa en una estantería, olvidada hasta hoy, que he hecho el cambio oficial de comederos.

Mientras los lavaba me han venido a la mente las 2 veces que he comido en el suelo. La primera fué en un restaurante, durante una cena que prometía ser normal, pero acabó siendo mucho mejor :)
La segunda fué en otra cena improvisada, en casa de alguien, con otra pareja y otro Dom. Ésta última me gustó mucho más.

Pero sólo son recuerdos. Los primeros de muchos, espero.

Buen mierdilunes :(

1 comentario:

markab{Des} dijo...

Hola amelie,
un placer encontrar tu blog.
Gracias por la sinceridad que derraman tus palabras, aún cargadas de tristeza.
Es posible. No sé si es o no la persona, si eres o no suya (¿cómo te sientes tú?) pero... si no lo es, llegará, cuando menos lo esperes. Te lo puedo asegurar.

Tampoco es malo (en absoluto!!) ser exigente en lo que buscas o esperas.

Besos, y gracias por el enlace!