jueves, 28 de agosto de 2008

Eres preciosa!



- Què passarà després?
- Desprès de què? Et refereixes a nosaltres?
- Si, què passarà?
- No sé, no faig plans més enllà de 2-3 mesos.
- I si m´enamoro de tu?
- Doncs tindrem un problema
- Això ja ho sé, en sóc conscient
- Bueno, per la part que em toca tindrè un problema, però tu el tindràs més gran
- Però i si passès?
- Res no és impossible, però mai t´he mentit, no crec que em passi
- (....)



No puedo quejarme, la verdad. Muchas veces he escuchado esta frase (Eres preciosa!). Muchas veces de personas de las que la he sentido, otras cuantas de otras que me han producido indiferencia, pero ahí están también en mi Haber.

Hace ya un año desde que tomé una decisión, de forma individual, secreta, prohibida y peligrosa.
Me cambió la vida, la forma de ver ciertas cosas, de sentirlas y de vivirlas, para mal.
Esta vez no, no me refiero al BDSM, hoy no toca.

Una vez más, como muchas otras, con una asiduidad media de 2-3 veces al mes, si sumara el conjunto en su totalidad me sorprendería, quizás por eso no lo hago, mejor no saber.
La rutina de siempre, del después: llego a casa, saludo a los gatos casi sin saludar, voy al lavabo y me lavo las manos, los dientes, me pongo el pijama....lo de siempre. Algunas veces llego y rompo la rutina antes del pijama, pero siempre después de lavarme las manos y los dientes (cuanto menos tiempo pase mejor) para sentarme encima de la tapa del water, con la luz apagada y llorar hasta que me canse.

Aparentemente no sucede nada del otro mundo, por no decir nada de nada. Y sucede todo.
Unas horas que se hacen eternas, en las que la sonrisa es totalmente forzada, con besos ahogados, apretando la mandíbula cuando llegan las carícias, hablando de todo y de nada mientras se enfría el agua.

Hace mucho tiempo que perdí la inocencia, la ingenuidad, pero hace un año que perdí la honradez y la integridad, muy a mi pesar, pero era necesario; es necesario.

Diossssss cómo duele.........pesa demasiado ya, no sé cuánto tiempo más podré aguantar, pero ahí sigo, sin que nadie me obligue. Quizás ya no me quede mucha o nada de moralidad.
Mucho peso en la mochila de mi conciencia, pero soy preciosa!
Y? Me cago en mi "preciosidad". De qué me sirve si no la siento, no la disfruto, ya no es una herramienta de placer; eso se ha marchado también. Poco queda ya......

Duele.....me siento prisionera, y yo misma diseñé la jaula.
Evitable? Claro, todo es evitable, pero necesario. El fin justifica los medios, dijo un ¿amoral?.

Me sobrevalora, me admira, me mima, me cuida, me soborna, me respeta.
Yo tengo bastante con lo mio. Ya tiene bastante con su eterna impotencia.
Le hago feliz.
Me destruye.

Asco (...)

Sé que no se entiende nada, eso es lo que pretendo, no grito para nadie. ¿Conciencia es alguien?
Si nisiquiera puedo llorar con la luz encendida joder!!!!



Me encantan los cuadros, pero en mi casa sólo tengo 4. Uno de herencia, con colores de mi adolescencia. Dos pequeñas láminas para recordarme que lo que llamamos felicidad también existe. El último en cuanto lo vi en la tienda lo compré, me sentí identificada con él, era MI cuadro.

Basta por hoy de líneas desorganizadas y aparentemente sin sentido, ya es hora de dormir.






1 comentario:

markab{Des} dijo...

Es triste leerte así... Lamento que te sientas así contigo misma...

Sólo puedo decirte que... si en algo puedo echarte una mano, o... no sé, bueno, que... estoy.
Un beso, y un abrazo, para que si quieres, llores en mí.