jueves, 17 de julio de 2008

Con la mirada pendiente del calendario


Estos días no es que no me haya pasado nada digno de comentar, pero no tengo tiempo casi ni de respirar, o el poquito que tengo lo utilizo en otras cosas. ¿Malgastado quizás? ¿o inversión? a saber....

Por lo pronto y resumiendo, en breve tendré unas cuantas cenas, encuentros sociales, sorpresas, conversaciones pendientes, un cursillo de cuerdas, estrenaré vestido negro (no, ese no, otro que me compré en las rebajas), ampliaré la lista de amigos del mundillo, .....y un café. Todo lo espero con ganas, y lo tengo todo más o menos controlado, excepto ese café, que no sé ni cuándo, ni dónde, ni por o para qué, pero ahí está.

Una gran amiga me recomendó que llegado ese día, procure estar con la autoestima muy alta, o quizás cometa más errores. Espero no defraudarla, ni defraudarme, que me ha costado mucho llegar a este estado de "indiferencia" hacia recientes decepciones reincidentes.

Por lo pronto, sólo quiero que llegue ya el día 21, y así no deberle nada a Hacienda, que me tiene "atacá" de los nervios, que ni como ni duermo ni nada de nada :(, esto es un sin vivir, por diosssss

Mañana gran cena del CS, a ver qué sucede durante la noche.....

2 comentarios:

irai dijo...

tu puedes tomar un cafe y ser la persona mas adorable o mas indiferente del mundo... segun te propongas pero tu puedes...

ademas estare contigo en la cena, no como quisiera pero alli estare..

disfruta cada segundo

besos mi niña

amelie dijo...

gracias irai, cariño.

ya casi ha pasado la semana, y como era de esperar, no hubo café, aunque tampoco es ninguna novedad. en fin....

ayer estuviste de la manera más dulce con todos nosotros, conmigo, en mi piel, y después en los labios de algun@s. fué especial sentirte tan cerca. gracias.

un beso.