sábado, 17 de julio de 2010

LEY Y BDSM





Ayer viernes y como cada mes, se realizó la tradicional comida de integrantes de someteme.com, y esta vez no podía faltar tampoco la posterior actividad lúdica con la que pasamos la tarde en el Fetish Café, practicando el BDSM más intelectual mediante películas, charlas, debates, exposiciones, talleres.... ¡a veces con palomitas y todo!

El caso es que tras la comida de ayer, los organizadores nos habían preparado una ponencia sobre "Ley y BDSM", de la mano del letrado Sr. Ayala, abogado penal y practicante de BDSM (para que no digamos que el hombre no sabía de lo que hablaba).
Dejo el enlace al foro en el que se pueden ver los detalles de esta convocatoria:
http://www.someteme.com/tema.php?c=2&t=9255&f=3&x=COMIDA%20DIA%2016%20JULIO%20BARCELONA&_pagi_pg=1

Al final del mismo hilo y tras varios comentarios de usuarios sobre sus impresiones del encuentro, me he decidido a añadir la mía y mi opinión personal respecto al tema que nos ocupaba. 
A priori no tenía intención alguna de que mi aportación quedara tan larga y sin faltas de ortografía (cuánta seriedad gramatical!). Pero el caso es que este es un tema que me interesa y preocupa de manera especial, así que he pensado que sería buena idea dejar constancia también en mi blog de todo esto, que no es que mis palabras le vayan a solucionar la vida a nadie ni a desvelar el secreto de la (in)felicidad, pero algo que me parece tan importante quiero transmitirlo, ampliarlo, provocar el debate, cualquier reacción latente.....lo que sea, pero que no caiga en el olvido como una tarde con charla más.
Dejo tb el link:
http://www.someteme.com/tema.php?c=2&t=9255&f=3&x=COMIDA%20DIA%2016%20JULIO%20BARCELONA&_pagi_pg=4

Por desgracia y por necesidad seguimos dedicando tiempo y esfuerzo contra el maltrato y la violencia de género, pero si lo "normalizamos", si no le prestamos la atención ni ayuda necesarias, si no mejoramos la educación de nuestros hijos reforzando ciertos valores desde la raíz, si no condenamos con nombres y apellidos lo que no querríamos para nuestras madres, hermanas o hijas, si no nos preocupamos, nos involucramos ni implicamos de manera activa en la erradicación de este "vicio malsano social" (por no decir directamente asesinato de la dignidad, que queda más extremista), no nos llevemos las manos a la cabeza al ver los datos anuales publicados en cualquier periódico de muertes y condenas sucedidos en España en último año (suma y sigue....). No nos santigüemos en señal de compasión por todas esas mujeres. No pongamos una expresión triste y de profundo dolor mientras pronunciamos la frase tipo "Pobrecitas....si es que a todos estos cabrones tendrían que cortarles los huevos o condenarlos a la silla eléctrica!". 

 
Pregúntate si has hecho todo lo posible por cambiar algo, por poco relacionado que te parezca o sin sentido einútil a corto plazo que lo veas.

La víctima que se arma de valor y entra en un hospital o comisaría está evitando que PepitoX vuelva a matar la dignidad de otras mujeres, dejando en un segundo lugar (no sin esfuerzo y riesgo), la vergüenza social, el miedo, el posible rechazo o incredulidad de la família y amigos, los prejuicios de la sociedad, el abandono, la negación de ayuda o la indiferencia de en quienes ella confía y necesita apoyarse .... (otra cosa es que gracias a y con la ayuda de nuestra Justícia lo consiga...).

Los padres, abuelos, profesores que educan a sus hijos() en valores sociales tan biensonantes y que los pupilos estudian en su libro de Ética y Moral  del cole, como el respeto, la igualdad entre iguales, el rechazo y condena a cualquier tipo de violencia y agresión, la concienciación de que existe un "sexo débil" y una "víctima"pq tb existe un "sexo fuerte" y un "maltratador" y que éstos se retroalimentan, grabar en la personalidad de cada futura mujer aptitudes como la seguridad individual, la independencia emocional, la autosuficiencia en general....o lo que viene a ser lo mismo, todo lo contrario a los tradicionales votos de obediencia, complacencia, satisfacción y subyugación hacia la figura del hombre-guía-alfa (padre, hermano mayor, y marido)....y que sobretodo que pongan en práctica todo esto con su ejemplo en cada casa y entorno. Sí, pienso que el ejemplo  propio es la mejor y más efectiva educación.


Paradójicamente, todo esto me ha traído a la memoria la de veces que habré discutido con mi madre durante toda mi adolescencia por las tareas del hogar mientras mi hermano mayor leía el National Geographic en su habitación; la de veces que mi madre me ha aconsejado que no me case sin haber convivido y conocido al hombre en cuestión, o que no me fíe ni enamore de los "guaperas", pq éstos son los peores y no te puedes fiar de que sean buenos maridos; o que directamente, y para evitar ya cualquier cosa, que no me enamore apasionadamente, pq entonces no se piensa con la cabeza y no veré cualquier peligro pq estaré "ciega de amor".  Mi objetivo debía ser encontrar un hombre bueno, trabajador, luchador, responsable. Y si encima me quiere me habrá tocado la lotería! Por el contrario, yo me tedré que preocupar de encontrar en él  seguridad, estabilidad, convivencia, seguridad...y ojo....que esto no tiene desperdicio.....si reúne todo esto, seguramente lo llegaré a quererle. Tb sirve que sea todo esto y le quiera desde el principio, claro.

Sé a ciencia cierta que en su caso, todos estos consejos educacionales y bienintencionados me los decía desde su propia experiencia, para que no me pasara lo mismo que a ella. Para protegerme de todo ello era extremadamente dura y exigente conmigo, no me permitía ni una, aunque nunca lo hizo de la mejor manera, sí lo mejor que supo y pudoi.... El caso es que cuando tuve cierta madurez racional y le desmontaba con argumentos lógicos los pilares de sus enseñanzas, buenos consejos y filosofía de vida en general, evidenciando su debilidad emocional como mujer, enfrontándola contra su espejo....ella alegaba en su defensa que me ha educado de esa manera para convertirme en una mujer fuerte, con un corazón de acero, lista y de difícil engaño......y que viendo mi manera de ser como resultado, mi mal genio, mis códigos y leyes de proceso lógico, mi corazón helado.....se sentía satisfecha de haberlo conseguido, había convertido a su hija en una mujer fuerte y segura, preparada para la vida, a la que nadie putearía demasiado pq o bien lo evitaría antes o no tardaría en darme cuenta y erradicaría sin miramientos el problema.

Dicho y visto así parece una infancia dura jajajaja, pero si bien lo ha sido y bastante, no lo fue por estos motivos, en absoluto. A mi favor y para auto-tranquilizarme, en su momento me aseguré y comprobé que no me había convertido en una mujer soldado, o lo que es peor, en una mujer con un trastorno de misandría!!!!

A los 35 años haré otro exhaustivo inventario de posibles nuevos daños que  me hayan aflorado más tarde. Por el momento solo soy una mujer con un carácter fuerte,  con ideas, valores y filosofía de vida fabricada a medida, pero en constante cambio para adaptarme a las circunstancias (impuestas algunas). Pero lo intento compensar con......................ahora no me viene nada a la cabeza y tengo prisa, que he quedado para cenar :$



* Me apuesto un frappuccino conmigo misma a que mañana o pasado releeré este tostón de entrada y me preguntaré si realmente era necesaria o si servirá de algo, y me buscaré cualquier distracción para no pensarlo más y no borrarla. Fijo.

* Madre, si me lees....no te enfades, mujer, que tampoco has leído nada que no te haya dicho ya antes :)

2 comentarios:

Robert Vicius dijo...

Uf, uf, uf Que dos temazos!!
En los 70 ya salía a la calle con las feministas, iba a sus centros, leía y distribuía sus papeles.
De las poquitas cosas de las que me enorgullezco es la educación-relación con mis hijas. Hoy cuando voy a visitarlas es normal ver a sus parejas con delantal haciendo el pisito mientras ellas igual están paseando el perro.
Sin embargo, ya en esos 70 me decía que sí, que yo era machista, al igual que desde que la inmigración se ha generalizado reconozco que también soy racista.
Ambas excretables anomalías, me las reconozco como una herencia secular, como unas reacciones que salen de forma primaria e instintiva, reacciones de nuestro cerebro más primario, el cerebro reptil. Sin embargo la educación (en su sentido más amplio) y nuestras partes del cerebro que nos definen como humanos, nuestras capacidades de pensar, sospesar, contrastar, etc, son las que racionalizan que mi machismo y mi racismo no son de recibo.
Por ello, quizás, cuando alguien se define con toda rotundidad, sin resquicio o matiz alguno "yo no soy machista o racista" siempre me he mal fiado.
Por último, no he maltratado físicamente a nadie, ni mujer ni hombre (a excepción, claro, de gozosos y placenteros juegos consensuados), pero psicológicamente... Aisss! alguna que otra vez, aunque como descargo, que no excusa, alguna que otra también me ha maltratado así.
Ahora bien, como individuo social me siento bastante orgulloso. No hace ni un lustro que las víctimas de género parecían no existir y de las pocas que llegaban a conocerse, ellas eran las culpables. Los poderes políticos y religiosos ya no predicaban y alentaban al machismo y al racismo tan abiertamente, pero si que seguían haciéndolo algo más solapada y sibilinamente. Hasta mediados de los setenta el 12 de octubre se festejaba el "Día de la Raza". Hoy, por fin, salen a la luz ambos nefastos comportamientos, son delitos graves y perseguidos, con nuestros impuestos se hacen políticas activas para amparar, proteger y ayudar a las víctimas, aunque nunca son suficientes, y cada vez somos más los que salimos a la calle para decir NO, NO MÁS. Por todo ello ese cierto orgullo por el actual devenir histórico y social, pero para nada conformado, pues queda todavía mucho por hacer y por qué luchar.

Luego, de golpe y porrazo, tu relato da un salto hacia una introspección daliniana, adjetivo este que me ha venido a la mente, sin más, mientras te leía.
Chapo Amelie!! Qué disección de tu educación e infancia! Me ha parecido como si te abrieras en canal mostrando sin pudor tus entrañas, sean éstas mejores, buenas o no tan buenas. Son las que son. Yo que soy tan capaz, y a veces tan plomo, de hacer un largo comentario sobre cómo acarrea una hormiga una miga de pan, ante estos párrafos solo me permito contemplar lo que dices y como lo has redactado.
Solo deseo que sí, que te haya servido en algo y pedirte que no, que no lo borres.

Por cierto... qué es un frappuccino?

amelie dijo...

Joder Robert! Me has dejado anonadada con tu comentario! Para bien, amigo, siempre para bien :)
Da gusto saber que alguien lee las parrafadas nocturnas que vomito en este rincón.

Respecto a lo del frappuccino no te puedo ayudar, pero se me ocurre que le puedes preguntar a un tal Sr. Starbuck´s o como se llame...XD

Recuérdame que te de un besote en toda la mejilla cuando te vea :)